Medicina China

Yin y Yang

La relación entre Yin y Yang está guiada por la ley de la unidad de los opuestos. En otras palabras Yin y Yang están en conflicto pero al mismo tiempo son mutuamente dependientes. Sin el día no existe la noche, sin el frio no existiría el calor, sin movimiento no existiría la quietud, sin la oscuridad no existiría la luz. El significado directo de Yin y Yang son el lado oscuro y luminoso de un objeto.

 

La filosofía China usa Yin y Yang para representar una amplia variedad de propiedades opuestas en el universo. Frio: calor, despacio: rápido, quietud, masculino: femenino, bajo: alto, etc. En general se puede decir que todo lo que se mueva, ascienda, sea brillante, hiperactivo, caliente, y que crezca incluyendo las propiedades de una enfermedad en el cuerpo corresponden a Yang.Así mismo las características de quietud, descenso, oscuridad, degeneración, que se mueva poco incluyendo una enfermedad, corresponden a Yin.

 

Una de las relaciones más ilustrativas de la interdependencia de Yin y Yang es la interrelación entre sustancia y función. Solamente cuando la sustancias esenciales del cuerpo humano son suficientes, puede el cuerpo funcionar de una manera saludable y solamente cuando las funciones del organismo son saludables y adecuadas las sustancias esenciales del cuerpo serán adecuadamente nutridas y reproducidas.

 

El día es yang, la noche yin; la mañana es entendida como yang dentro de yang y la tarde como yin dentro de yang; el anochecer antes de la media noche es yin dentro de yin y después de la medianoche es yang dentro de yin.

 

La semilla es (Yin) crece dentro de un plan preestablecido por la naturaleza (Yang), y vuelve a morir dentro de la tierra (Yin). Todos estos procesos suceden dentro del cambio de las estaciones y los climas. El invierno (Yin) se transforma en primavera y luego en verano (Yang), el cual vuelve y se transforma a través del otoño de nuevo en invierno.

 

La MTC sostiene que la vida humana es un proceso fisiológico en constante movimiento y cambio. En condiciones normales el aumento y disminución de Yin y Yang se mantiene dentro de ciertos límites, reflejando un equilibrio dinámico del proceso fisiológico. Cuando este balance se rompe ocurre la enfermedad. Casos típicos de desbalance son exceso de yin o exceso de yang, deficiencia de yin o de yang.