Medicina China

Los Meridianos Energéticos

El movimiento de la energía-Qi fluye similarmente a como fluye el agua en la naturaleza. De altas a bajas concentraciones, ella fluye siguiendo los paisajes, ritmos del cuerpo y confluye en los meridianos. Estos meridianos proveen los caminos naturales para el flujo de la energía y sirven de fuente y aprovisionamiento de energía  para las diferentes partes del cuerpo, de la misma manera que un rio provee e irriga el agua necesaria a la tierra a sus alrededores.

 

En la naturaleza, cuando hay escasez de agua todo el balance del ecosistema y la armonía natural es afectada, las plantas y los animales no pueden sobrevivir. Así similarmente, si la energía que circula por los meridianos se bloquea, la provisión de energía para las diversas partes del cuerpo va a ser interrumpida, llevando a crear desarmonías y enfermedades en órganos, que pueden estar incluso lejos  del área afectada por el bloqueo.

 

Los meridianos trabajan como un sistema de redes, transportan y distribuyen Qi, sangre, y líquidos corporales.  Ellos conectan los órganos, las extremidades, las articulaciones, los huesos, los tendones, los tejidos, la piel y proveen comunicación entre el interior y el exterior del cuerpo. 

 

A través de un sistema saludable de meridianos la energía –Qi- y la sangre calientan y nutren los órganos, los tejidos y mantienen las actividades metabólicas normales. El sistema de los meridianos es esencial para apoyar el flujo nutritivo de la energía dentro de los vasos sanguíneos y la energía protectora alrededor de ellos. Además ellos fortalecen la inmunidad del cuerpo, protegen  en contra de influencias patológicas que podrían causar enfermedades  y ayudan a la regulación y balance entre yin y yang.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existen fundamentalmente 12 meridianos, de los cuales seis son yin y seis son yang, y existen además 8 meridianos extraordinarios conformando una completa red de circulación de energía en todo el cuerpo. Cada meridiano está relacionado, y ha sido nombrado, en relación a un órgano o función; los más importantes son el del pulmón, el hígado, la vesícula biliar, San Jiao (Triple Calentador), pericardio, los riñones, la vejiga,   el corazón, etc. 

 

Los 8 meridianos extraordinarios  son considerados como una fuente de reserva de Qi y sangre para los 12 meridianos.  Estos meridianos extraordinarios tienen conexión con los riñones y están ligados al proceso de concepción originaria, a la formación del embrión y el desarrollo del feto humano.

 

A lo largo de todos estos meridianos existen más de 400 puntos de acupuntura, clasificados por la OMS (Tal vez unos 2000 puntos en uso para diferentes tratamientos), estos son nombrados por nombres, números y el meridiano al cual ellos pertenecen para lograr así un uso más fácil y universal, al ser la acupuntura un saber útil que hace un gran aporte fundamental a la salud.

Cuando la energía fluye libre a través de los meridianos el cuerpo se encuentra en balance y saludable, pero si la energía se llega a bloquear, estancar o debilitar, esto puede devenir en problemas de salud física, emocional o mental. 

 

Un desbalance en el cuerpo puede ser el resultado de una respuesta emocional inapropiada como el exceso de rabia en un momento determinado, el exceso de entusiasmo, autocompasión, duelo profundo, experiencias de miedo o terror. 

Los factores ambientales como el frio, la humedad, el viento, la resequedad, y el calor pueden además causar desbalances, así mismo factores como una dieta desbalanceada, exceso de trabajo, sexo o ejercicio.

 

Para restaurar el orden y la armonía es necesario que la energía fluya de manera normal  u optima. La o el acupunturista estimula determinados puntos de acupuntura para restaurar este balance y ayuda a que la energía fluya de manera regulada y balanceada, de esta manera se puede mejorar la salud o prevenir el desarrollo de las enfermedades.